Purpurina Casera no tóxica

Purpurina Casera No tóxica

En casa nos estamos aficionando mucho a la purpurina, al brilli-brilli ¿a qué no os habíais dado cuenta? 😉

Lo gastamos a un ritmo de locos… siempre nos falta… así que el siguiente paso estaba claro… teníamos que encontrar la manera de crear algo con brillo barato y que pudieramos hacerlo en el momento que necesitábamos.

Además tanto por instagram como por facebook muchas mamás me estaban preguntando si era tóxica la purpurina, que les daba miedo que acabara en la boca…

¡SOLUCIONADO! Para acabar el año os traigo nuestro Purpurina casera NO TÓXICA.

¿Qué necesitamos?

  • Sal común
  • Colorante Alimentario
  • Bolsa de Congelación

Paso a Paso

Hacer esta purpurina es muy fácil y no nos tenemos que ensuciar si no queremos.

Hay que poner la sal en la bolsa de congelación, nosotras aprovechamos para que Nerea hiciera trasvases, y con la cuchara fue poniendo toda la sal dentro de la bolsa.

Después añadimos el colorante, cuanto más usemos más teñida quedará la sal. Cerramos bien la bolsa, quitando bien el aire y ahora ¡a mover!

Al hacerlo así, también se convierte en un juego, con sus manitas van moviendo la sal de un lado a otro, apretando, aplastando… ¡una bolsa sensorial con un uso futuro!

Cuando toda la sal esté de un color uniforme ¡tenemos el brilli-brilli listo!

Podemos guardar la sal en la misma bolsa, o en otro bote si vamos a tardar en usarla ya que esta bolsa tendrá la humedad del colorante.

Nosotras nos nos hemos podido resistir a usar una parte en el mismo momento, así que la hemos pasado a un bol ¡y a crear!

Copos de Nieve – Cuadro de Invierno

Lo bueno de este brilli-brilli es que podemos usarlo para bandejas sensoriales sin miedo a que acabe en la boca, es menos duradero que el comprado y no se puede mezclar con agua pero ¡es muy divertido hacerlo!.

Os animo a que probéis hacerlo y si os ha gustado la idea estaré encantada de que la compartáis y la pongáis en práctica.

También puede interesarte echar un vistazo a Nuestra Pintura Gelatinosa No tóxica

Deja un comentario