Pasta de Sal

A mi siempre me ha gustado mucho eso de “inventar”. Mis padres temían abrir la puerta de mi habitación cuando estaba en silencio… un día había pintando la mitad de mis muebles para darles un toque personal, otro había cambiado todo de sitio y otro estaba cortando telas para crear un no se qué…

El caso es que todo eso al “hacerme mayor” se había calmado un poco, pero fue tener mi propia casa y ¡de nuevo!

Que si pinto las macetas para que sean todas iguales, que si diseño botellas para regalar, que si las invitaciones de boda las hago yo misma (poco a poco iré revelando todas mis manualidades, las buenas y los desastres)

Cuando me quedé embarazada empecé con el Decoupage (pronto os presento mi nuevo proyecto) y al tener a Nerea pues ya ¡eramos 2 para inventar! y encima tengo la excusa de que es para que ella se divierta.

Se acercaba el día del padre, quería regalarle a Papá algo personal, un bonito recuerdo de la peque, pero es que ni siguiera tenía dos años y, claro,  ¡todo se lo llevaba a la boca!. Así que empecé mi buceo tradicional por Internet… y lo encontré:

PASTA DE SAL

Modelar con pasta de sal es una manualidad infantil perfecta, ideal para casi todas las edades y muy barata.

No es tóxica, es muy fácil de hacer y se conserva por mucho tiempo.

Y lo mejor de todo: para hacer pasta de sal sólo necesitas harina, sal y agua.

La idea la saqué de la página www. pequeocio.com pero os hago un breve resumen de cómo lo hicimos nosotras.

Material

  • 1 parte de sal fina
  • 1 parte de agua
  • 2 partes de harina
  • colorantes alimentarios -Se pueden utilizar temperas pero yo la pinté con colorantes alimenticios por lo de que se comiera un trozo (que lo intentó)

Mezclamos la sal y la harina, agregamos el agua poco a poco, amasando. Después añadimos el colorante elegido, en nuestro caso estaba claro, verde el color favorito de papá.
También podemos prepararla blanca y pintarla luego, una vez seca.

Hicimos una bola, mi idea era que Nerea pusiera sus pies y quedara la huella… pero… con un niño de menos de dos añitos ya os aviso que eso no es tan fácil…

Acabé envolviendo la bolita en film (para que no se ensuciara las manitas, que eso de ensuciarse no lo llevamos bien) y después de enseñarle varias veces como lo hacia yo y su muñeco Lucas (si, hicimos un par de prueba con la manita del muñeco) conseguí que Nerea dejara la huella de su mano.

IMG_3519

Si la dejáis secar al aire puede tardar varios días y en lugares húmedos puede ser que llegue a secar nunca, por eso yo la puse en el horno unos días después a 100º hasta que vi que estaba bien dura.

Todo le proceso fue muy muy divertido (un poco sucio también) y si vierais la cara de orgullo de la peque al darle el regalo a Papá ¡No tiene precio! Fue toda una sorpresa para el padre que no conseguía averiguar a que se refería Nerea con lo de Papá hemos hecho una bolita verde y está en el horno.

nereamanita

Si te ha gustado ¡Comparte!Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterEmail this to someoneShare on LinkedInPin on PinterestPrint this page

Te leo ¡deja tu comentario!

Tu email no va a ser publicado Required fields are marked *